El presidente del Instituto de Crédito Oficial, Aurelio Martínez, admitió hoy en el Congreso que varias de las líneas puestas en marcha por el organismo que dirige se están aplicando con "más demora de lo deseable", y que aunque la "histórica" línea ICO-PYME está por debajo del nivel utilizado hace un año, aún mantiene resultados "muy respetables", con créditos por importe de 600 millones mensuales.  No obstante, auguró que el ICO cerrará 2009 agotando el total "o un porcentaje muy alto" de sus disposiciones, lo que permitirá al Instituto duplicar su balance con respecto al de 2007. "El ICO cumple con la misión encomendada de generar riqueza y facilitar la distribución de la misma con las medidas que el Gobierno le indica", remachó, asegurando que el organismo está "reforzando su imagen" como agencia financiera y banca pública.