Sigue el recorte en la renta variable. El selectivo español se despide de los 10.800 puntos al perder más del 0,6% en los primeros minutos de negociación. Con el veredicto de la FED en el punto de mira, volatilidad y prudencia siguen siendo las máximas de una sesión en la que el euro pierde posiciones frente al dólar, hasta las 1,4107 unidades.
Poco movimiento y cautela se imponen en la renta variable europea en la apertura. Y no es de extrañar después del baño de números rojos que se dio Wall Street ayer – el Dow Jones perdió un 1,03% al cierre- y la pérdida de más del 1,4% que ha registrado el Nikkei esta mañana. Los inversores además mantienen la esperanza de la que Reserva Federal inyecte algo de optimismo al mercado con su decisión sobre los tipos de interés – actualmente en el 0-0,25%- y la visión sobre la economía estadounidenses. Así las cosas, la renta variable española comienza a cotizar con una caída del 0,6% que le lleva a los 10.765 puntos.

Mucha volatilidad en la apertura del mercado español sin ningún valor que muestre una tendencia definida. Inditex y Endesa se pelean por alcanzar el primer puesto de las revalorizaciones. El grupo textil gallego se alza un 0,98% y cotiza en los 38,03 euros mientras que la eléctrica avanza algo más del 0,9% y logra alcanzar los 19,40 euros en la apertura. Y a pocos pasos energéticas como Gas Natural que avanza un 0,26%, Enagás supera el medio punto porcentual de beneficio mientras que Red Eléctrica se acerca el 0,6% de revalorización.

Signo mixto entre los pesos pesados

Y continúa el goteo de informaciones en torno a Repsol. Esta mañana ha sido el rotativo Economic Times el que ha publicado que NGC Videsh está interesado en formar un consorcio junto a tres empresas rusas – Lukoil, Gazprom y Rosneft- para adquirir la participación de Repsol en la argentina YPF. Una noticia que el valor recibe con un 0,50 de revalorización. La petrolera puede presumir de ser el único de los pesos pesados que ha conseguido amanecer en positivo: BBVA descuenta un 0,26%, Santander pierde más del 0,4% y se instala en los 10,04 euros el día que se conoce que su filial argentina ha incrementado un 1,5% su beneficio. Telefónica suma un 0,52% mientras que Iberdrola se deja un 0,25% en la apertura. Su filial de renovables no consigue arrancar y comienza la sesión con una recomendación a su espalda: Morgan Stanley ha rebajado su estimación sobre la energética a igual que mercado con el precio objetivo en los 2,6 euros.

Los recortes más acusados llevan el nombre de una constructora. OHL pierde más del 2% en los primeros minutos de la sesión. Tras ella ArcelorMittal descuenta un 1,46% mientras que Gamesa descuenta un 0,9% de su cotización. Con números rojos también Iberia que sufre con una caída del 0,12% el dato publicado ayer al cierre sobre la tasa de ocupación. En el mes de julio la redujo un 79,8%. Algo más planas son las pérdidas de Sacyr Vallehermoso un día después de haber entregado una fianza de 450 millones de dólares a la Autoridad del Canal de Panamá para comenzar las obras del tercer juego de esclusas de la vía interoceánica.

En el continuo español los mayores avances se los apropia Renta Corproración. Supera el 3,33% y abre en los 2,33 euros. Indo y Miquel y Costas incrementan su beneficio al ritmo del 2,6% mientras que Funespaña y Sol Meliá- una de las más penalizadas en la sesión de ayer- presumen de subir más del 2% en los primeros minutos de negociación.