Cerca de los 11.300 puntos Es como quedó el Ibex35 al cierre de la sesión en la que cedió un 0,17%. Una caída protagonizada por el sector energético al calor del retroceso del barril de crudo – tras romper los 70 dólares- y la consiguiente revalorización del dólar frente al euro, hasta las 1,4254 unidades.
De rojo se vistió en la apertura… y ni los buenos datos macro pudieron quitarle el traje. La renta variable europea cerró la sesión con caídas de más del 0,17% que, en el caso del Ibex35, le llevaron a los 11.356 puntos. Tal y como explica Sara Pérez Frutos, directora General de Dracon Parters “llevamos un mes de agosto espectacular y cualquier excusa es buena para ceder posiciones”. Excusas como la contracción de la economía española un 4.2% hasta junio a pesar de que la economía de la Zona Euro subió hasta los97,4 puntos, según el índice que elabora The Conference Board. Un ‘pretexto’ del que también se han servido el resto de índices del viejo continente: el CAc-40 perdió un 0,62%, el fT-100 perdió un 0.52% mientras que el Eurostoxx 50 cerró en los 2.774 puntos tras una caída del 0,51%.

Gráfico Ibex35




Dentro del selectivo español han sido las energéticas las compañías más penalizadas en la sesión. Abengoa cerró con un recorte del 2,7% y marcó en los 18 euros su último movimiento. Le siguieron Técnicas Reunidas que perdió un 2,3% y Gas Natural. Retrocedió un 2% horas después de que el consejero delegado de GDF Suez, Gerard Mestrallet, haya descartado la posibilidad de adquirir la participación del 2,5% que su filial tiene en la gasista. Con números rojos también cotizaron los títulos de Inditex. La textil gallega perdió un 1.63% después de negar rotundamente que pretenda abandonar la red que tiene de Zara en Argentina por las restricciones del gobierno de Kirchner.

Entre los grandes pesos pesados continuó la tendencia mixta a lo largo de toda la sesión. Mientras que valores como BBVA y Telefónica fueron penalizados con una caída del 0,56% y del 0,28% respectivamente, los títulos de Santander e Iberdrola corrieron más suerte al cierre de la sesión. La entidad cántabra aumentó un 0,05% sus ganancias mientras que la eléctrica sumó un 1,36% al cierre. Y junto a ella: BME se convirtió en líder de la sesión con más del 1,60 de revalorización. Bankinter se anotó un 1.54% animado por las declaraciones del CEO de Credit Agricole advirtiendo de que su participación del 23% en la entidad es estable y que no ve una gran necesidad de cambios accionariales por ahora.

Completan el cuadro de ‘más revalorizadas’ algunas constructoras como FCC que perdió un 0,82% o Sacyr Vallehermoso que se dejaron un 0,17% al cierre de la sesión. Aunque fue Solaria la verdadera líder de la sesión. Eso sí, en el continuo español. Una revalorización del 23.71% después de que la Dirección Temporal de Trabajo haya admitido el ERE temporal que afecta a 403 trabajadores.

A pocos pasos de la compañía, Natraceutical avanzó un 7,91% mientras que Fersa se anotó un 7.51% en los últimos minutos de negociación. Prisa sumó un 5.33% alentado por las declaraciones de su Consejero, Juan Luis Cebrián, admitiendo su intención de cotizar en el mercado tecnológico estadounidense, Nasdaq. Unas declaraciones que se produjeron después de anunciar el acuerdo con la tecnológica local IBN.

No corrieron la misma suerte los inverosres de Sol Meliá. Esta mañana Moody´s anunció la retirada de la calificación crediticia de la cadena hotelera por ‘razones económicas’ ante un probable incumplimiento de la cadena. Por ello rebajó hasta Baa3 –desde Ba3-su calificación. Su homóloga, Nh Hoteles cedió un 0.80% y cerró en los 3,12 euros. Más acusadas fueron los recortes de Codere el día en que anunció pérdidas de 5.7 millones de euros en el primer semestre del año frente a los 700.000 euros de beneficio del mismo período del año anterior. Las mayores caídas de la sesión recayeron sobre nombres como Afirma (-6.92%), Zeltia (-4.96%) o Cie Automotive (-3.40%).