El parqué español termina la semana con uno de sus soportes roto, los 13.000 puntos y no aguanta la presión de una ralentización económica que ya es un hecho y de una recesión que comienza a dejar de ser un fantasma para cada vez más, tener visos de realidad. Los 12.934 puntos con los que arrancará el lunes y la caída de un 4,15% en estos cinco días hacen que los analistas apunten a “la cautela” e incluso a “comprarse un monedero más grande para seguir estando en liquidez”, como señalóEduardo Bolinches, director de Bolsacash. El selectivo español se dejó los 12.950 puntos, un soporte que para Juan Carlos Costa, director de Kostarof.es “es clave conquistar para empezar a hablar de nuevo de recuperación”. Bajo su punto de vista todavía “no hay que estar muy preocupado” mientras “no se perfore a la baja el rango de los 12.700-12.770 puntos”. En opinión de Gonzalo Cantarela, director de GC Gestión Privada, “el escenario de los mercados no ha cambiado y por encima de los 13.500-13.640 puntos se quitaría el miedo al mercado y se podría pensar que han finalizado las correcciones a corto plazo”. Mientras el BCE…Con la incertidumbre y la desconfianza sobrevolando los mercados, los datos macroeconómicos conocidos esta semana lejos de contribuir a tranquilizar los ánimos hundieron al Ibex 35 que el martes cayó más de un 5% en lo que fue la jornada más oscura de la semana. Wall Street, lastrado por el mal dato de ISM de servicios que “ha estado por debajo de las expectativas y por debajo de la frontera de 50 que señalaría recesión económica”, apuntó Xavier Cebrián gestor de Gaesco, tiró del selectivo español hacia abajo y por si fuera poco, en nuestro país colgamos dos pesos más en la cintura del selectivo que le impidieron remontar lo más mínimo: una caída del 2,4% de la producción industrial y un retroceso en la confianza del consumidor. A vueltas con los datos y la volatilidad la vista se fijó en el BCE previendo que su presidente moderara el tono, sin embargo el Banco no cedió ni un ápice y aún dando por hecho que no bajaría los tipos de interés, en contra de lo que han hecho sus homólogos inglés y americano, tampoco matizó su discurso. Jean Claude Trichet se centró únicamente en el control de la inflación y de manera tajante. Las reacciones del mercado a la postura del Banco Europeo fueron negativas y los analistas consultados por Estrategias de Inversión se mostraron poco sorprendidos. Diego Herrero, Subdirector de Inversiones de Gestifonsa, matizó que “el BCE está más preocupado por la inflación que por el crecimiento y la evolución de los mercados”. Según Mariano Sancho, director de mercados de Riva y García “Trichet no se mojó excesivamente en su discurso” lo que permite “entrever una política agresiva del BCE frente a la inflación”. Para José Luis Martínez Campos, estratega en España de Citigroup “el BCE no está escuchando las peticiones de recorte en un contexto en el que es evidente que el crecimiento económico se está resistiendo”, y matiza que “es cuestión de tiempo que se produzcan esos recortes, veremos si tan pronto como en el segundo trimestre”. En primera línea: IberdrolaAsí las cosas los inversores dirigieron sus miradas hacia Iberdrola, después de que Electricité de France (EDF) reconociera haber mantenido contactos con ACS, acerca de una posible OPA sobre la eléctrica española. Hoy mismo Iberdrola ha pedido a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) que, a la vista de esa posible operación corporativa, limite al 3% el poder del voto de la constructora de Florentino Pérez y le impida superar el 10% del capital social de la compañía.En concreto, la compañía que preside Sánchez Galán pide que se revoque a través de un expediente administrativo la resolución de la CNE del 30 de noviembre de 2006 sobre la autorización a ACS para elevar su participación en el capital de la eléctrica. Para justificar esta petición, argumenta un incumplimiento por parte de la constructora de las condiciones impuestas. Parece que la situación se complica y podría demorarse en el tiempo, tal y como apunta Eduardo Bolinches, director de Bolsacash haciendo un paralelismo con “lo que ya ocurrió con Endesa”. Para Laura Proubasta, analista de Agenbolsa se abren otras posibilidades de movimientos corporativos y ve “posible una alianza entre Gas Natural y Unión Fenosa “para quedarse con la eléctrica Iberdrola” y conseguir así el objetivo de ACS. José Lizán analista de Nordkapp mantiene que Gas Natural “está a ratios asequibles”, aunque estratégicamente no ha sabido trazar bien sus planes. La parte en la que “más flojea Gas Natural” es la de generación eléctrica, de manera que cree que “va a participar en la reordenación del sector en nuestro país”. Las cartas no están aún sobre la mesa, tal y como apunta Mariano Sancho, “se están produciendo movimientos corporativos pero no sabemos en qué sentido van”. Banco SantanderEl protagonismo lo ha tenido esta semana también otro de los grandes, el Banco Santander que ha presentado “los mejores resultados de su historia” tal y como matizó Sancho. El Grupo obtuvo un beneficio neto atribuido de 9.060 millones de euros en 2007, lo que implica un incremento del 19,3% en comparación con los 7.596 millones ganados en 2006. Según el Santander, el beneficio atribuido sin plusvalías ascendió a 8.111 millones de euros, un 23% más que en 2006, lo que superó ligeramente las expectativas de los analistas. Si bien “la única pega es la provisión que ha tenido que realizar por la bajada del precio del Sovereing” según Antonio Aspas, analista de Anta Valencia, aunque para el experto el aumento del dividendo en un 25 por ciento “es una señal de confianza en el futuro de la compañía”. Además, entiende que es normal que suba un poco el ratio de morosidad y señala que “en el hipotético caso de que se triplicase”, las coberturas con las que cuenta el banco harían que eso no supusiese ningún coste en beneficios. La visión que tiene Guillermo Escribano, director de inversiones de Metagestión sobre el Santander es también positiva aunque a medio plazo, para el experto la cotización de los pesos pesados en lo que va de año “ha sido muy negativa, y la de esta entidad más” por lo que no tiene mucho sentido que continúe a largo plazo. En este sentido confirma que “aunque en el corto plazo tendrá mucha volatilidad, en el medio-largo plazo será muy positivo”.Iberia El tercer valor que ha dado que hablar y de qué manera esta semana ha sido Iberia, el consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, reconoció que la compañía buscaba fortalecer sus lazos con la española pero señaló que las negociaciones sobre su futuro con el principal accionista de la aerolínea, Caja Madrid, iban para largo. La aerolínea británica adquirió 1,6 millones de acciones, equivalentes al 0,175% del capital de Iberia.Tras la operación, la británica controla de forma indirecta, a través de la sociedad British Airways Holdings, de la cual es accionista único, un paquete accionarial en Iberia del 10,135%. A pesar de este incremento de la participación británica, para Guillermo Escribano “con un accionista como Caja Madrid es complicada una operación corporativa a gran escala”. Más bien, reconoce Escribano, “apostamos por operaciones de concentración entre aerolíneas como Clickair, Vueling….”. La aerolínea española además sufrió esta semana un recorte en el informe que Citigroup emitió con sus recomendaciones, redujo el precio objetivo desde los 3,75 euros hasta los 2,35. Para algunos analistas no es comprensible lo que está sucediendo con la española, “estamos viendo como una compañía de bandera está siendo castigada por el mercado” apunta Mariano Sancho para quien Iberia “capitaliza sólo 2.143 millones de euros, dándole valor cero al resto de activos que tiene”. De hecho para el especialista es momento de “comprar valores baratos como Iberia como inversión a largo plazo”. Los expertos recomiendanPara los expertos consultados por Estrategias de Inversión lo primordial es “tener mucha cautela” aunque en su mayoría apuestan por los grandes valores que pueden tener rentabilidad a medio-largo plazo, como es el caso de los blue chips. Alberto Rodríguez apuesta dentro de los grandes por “el Banco Santander por debajo de los 12 euros” o Iberdrola “sin romper los 10 euros”. Además hay quien da algunas alternativas si se quiere jugar con algo de riesgo. Laura Proubasta se decanta por Indra, teniendo en cuenta que “se trata de un valor defensivo y porque los contratos fijos que tiene le reportarán unos beneficios estables, sin sustos”. En opinión de Gonzalo Cantarela, “Grifols es una buena opción” pues presume de ser una compañía “bien posicionada en la que todos los temas que le han penalizado – compras que tenía pensado realizar para crecer de forma inorgánica – se van disipando”. Dentro del Ibex 35 “es un valor con claro sesgo defensivo y que puede comportarse bastante mejor que el selectivo”. Cantarela coloca el stop en los 14 euros pero mientras lo veamos por encima “es un valor en el que nos podemos mantener”. Cuidado también según Guillermo Escribanocon Iberdrola Renovables porque aunque “salió a un precio bastante alto” reconoce que su precio ideal está “en torno a los 20.000 millones de euros” por lo que todavía tendría que corregir un poco desde los actuales niveles de 21.000 millones de euros. “La filial de Iberdrola puede ser una inversión más arriesgada”, matiza Escribano. El experto centra también su atención en Mapfre. La aseguradora publicó unos “resultados muy buenos y acumula caídas de más del 30% de hace un año” con lo que a largo plazo “tenderá a corregir con un potencial de revalorización cercano al 40%”.Ojo con…Entre los valores que hay que desechar, al menos de momento por su etiqueta de especulativos está Colonial, “hoy por hoy es una bomba de relojería que atrae como una luz azul a un mosquito, es decir, a los especuladores” según puntualiza Eduardo Bolinches. La compañía apuntaba en positivo a comienzos de semana después de que confirmara su intención de vender su participación a un fondo soberano de Dubai y cerró este viernes con un repunte del 1,89%.A pesar de que pueda parecer atractiva, ojo también con Española del Zinc, un valor que ha estado casi tres años fuera de la cotización y que para Mariano Sancho “ha obtenido una subida de casi el 90% en unos días” lo ha hecho únicamente “por los movimientos especulativos” al igual que Astroc “que había conseguido revalorizarse por la fusión y esa ampliación a 5 euros y medio” pero que fue castigada por los inversores y cayó en esta última sesión un 10,13%. Según el experto una compañía que “un día sube un 20 por ciento y al día siguiente se corrige no es recomendable”Precaución ante la volatilidad que padece el mercado y mucha cautela son las dos premisas que en general señalan los expertos. Mientras tanto, veremos qué nos depara el mercado la próxima semana.