Indefinición en las Bolsas europeas, a pesar de que el Dow Jones ha alcanzado los 22.000 puntos por primera vez en la historia y de los buenos resultados. Cautela, pendientes asimismo de la reunión del Banco de Inglaterra, que lleva al Ibex de nuevo al filo de los 10.500 puntos. Mientras, el euro se mantiene sobre los 1,18; y el crudo cede ligeramente en los 52 dólares el barril de Brent.

El Ibex abre con caídas del 0,65%, hasta los 10.445 puntos, con Abertis y Banco Popular, un día más, como protagonistas. Expansión informa del road show llevado a cabo porACS para su contraopa, al que han acudido inversores de la talla de George Soros; y, al mismo tiempo, recoge que la Audiencia ha admitido un recurso contra el FROB de un grupo de accionistas que pide la suspensión de la compra de la entidad por Banco Santander.

Recordemos que al conocerse el interés de la constructora por la concesionaria, Renta 4 consideraba que la probabilidad de que se concrete una nueva oferta es “relativamente baja”. Si bien, reconocían que “son noticias positivas para los accionistas de la segunda pues aumenta las posibilidades de que la italiana incremente su propuesta”.

Por otro lado, Repsol ha recibido una rebaja de recomendación por parte de Credit Suisse, a infraponderar desde neutral. Al mismo tiempo, la firma suiza ha mejorado el precio objetivo de Merlin Properties a 13 euros (desde los 12,50 previos). Por su parte, HSBC y Morgan Stanley incrementan el de Cellnex, a 22,3 euros (21 anteriores) la primera, y a 25 euros (24,5 previos) la segunda.

Así las cosas, Grifols y REE son los valores del Ibex que más suben en la apertura; mientras que Siemens Gamesa y Técnicas Reunidaslideran los descensos del selectivo.

Mientras tanto, las dudas se imponen también en el resto de Bolsas europeas, a pesar de los buenos resultados de grandes compañías como Crédit Agricole (gana un 17% más), UniCredit (supera las previsiones con un beneficio de 945 millones), Deutsche Telekom (bate las expectativas ante el buen comportamiento de su negocio estadounidense), BMW (mejora su resultado un 13% respaldada por la demanda en China), AXA (destaca el positivo comportamiento de la división de gestión de activos), o Siemens (gana más de lo esperado, pero los nuevos pedidos caen).

No logra la renta variable del Viejo Continente subirse al carro de Wall Street que, imparable, el martes veía como el Dow Jones alcanzaba (y cerraba por encima) los 22.000 puntos por primera vez en sus 121 años de historia. Se anotaba así su anotándose su trigésimo segundo récord en lo que va de año, gracias a la revalorización de Apple tras presentar el día anterior unos resultados mejores de lo esperado.

La cautela manda en Europa, con el euro fuerte sobre el dólar, cruzándose sobre los 1,18; y pendientes de la reunión del Banco de Inglaterra (BoE por sus siglas en inglés). La autoridad monetaria decidirá sobre su política monetaria y, además, actualizará sus previsiones económicas. 

Link Securities recuerda que "en el último encuentro del banco central, en junio, hubo tres miembros que votaron por subir tipos, frente a cinco que votaron mantenerlos. A pesar de que la reciente ralentización de la inflación ha provocado que algunos analistas apuesten porque se mantendrá a la espera, creemos que todas las posibilidades están abiertas. La decisión no es clara, ya que el organismo se enfrenta a una economía con un IPC creciente (por el desplome de la libra) mientras que la actividad económica se ralentiza, también afectada por el proceso del Brexit".