El Ibex 35 comienza la semana con moderado optimismo y se acerca a los 14.300 puntos , en una jornada sin claros protagonistas y con la incertidumbre de la crisis crediticia patente. Las alzas de Ferrovial próximas al 4% contrastan con las caídas de Colonial. Aunque los números rojos también han lastrado la cotización de Repsol YPF, Santander y BBVA, en una jornada sin claves, sin ganas y en la que los indicadores apenas han sufrido variación desde la apertura. Los inversores están congelados ante la extraordinaria situación que ha generado la crisis de las hipotecas subprime, mientras los diferentes bancos centrales continúan inyectando liquidez al sistema. En el resto de Europa la moderación también ha sido protagonista, mientras que el crudo de referencia en Europa, el tipo Brent, ha caído por debajo de los 70 dólares el barril.
Los mercados amanecían con la decisión del Banco Central de Japón de inyectar un billón de yenes al sistema, que llevaba al Nikkei a protagonizar las mayores alzas en más de un año, y cierran con los 3.500 millones de dólares que la FED ha ingresado para asegurar que el mercado no pierda liquidez. “La decisión de los bancos centrales de inyectar liquidez al sistema es apropiada y la crisis del sector hipotecario no tendrá impacto sobre el crecimiento económico”, según Rodrigo Rato, director gerente del Fondo Monetario Internacional. Unas palabras que no han servido de bálsamo para unos inversores preocupados y que optan por la prudencia, a pesar de los descuentos que presentan muchos valores cotizados. Aún así, los inversores han optado por prolongar las subidas iniciadas la semana pasada, después de que la FED decidiera rebajar hasta el 5,25% los tipos de descuento y el Ibex 35 ha terminado con avances del 0,22% hasta los 14.269 puntos . Para Julián Coca, gestor de renta variable de Inversis banco "los inversores aún no saben dónde ir y están a la espera de conocer cómo se suceden los acontecimientos ante la crisis de crédito". Gráfico Ibex 35