El Ibex finaliza la última jornada de la semana en positivo y muy lejos del soporte de 14.500 puntos que se han perdido en varias ocasiones durante la sesión. Los buenos datos económicos conocidos en EEUU junto con las operaciones corporativas han sido el principal impulso del selectivo al cierre.
Ni datos empresariales ni rumores corporativos, sólo ha hecho falta la apertura alcista de Wall Street para que todos los indicadores europeos hayan terminado la sesión en positivo. Y es que “lo que ha dado el impulso definitivo a los mercados han sido los datos macro en EEUU, en los que destacan los precios de producción que han dado una buena noticia en la parte del subyacente” señala Ana López, Analista de mercados de Riva y García.