Las bolsas de todo el mundo vuelven a estremecerse ante las nuevas amenazas de Donald Trump a China. El presidente de Estados Unidos avisa de que la nueva oleada arancelaria podría afectar a importaciones por 100.000 millones de dólares y la respuesta de China no se ha hecho esperar, su ministro de comercio alerta de que están dispuestos a contestar con proporcionalidad, como hasta ahora. A los inversores tampoco les ha gustado el peor dato de creación de empleo en Estados Unidos en los últimos seis meses.  La conclusión a todas estas noticias se ha reflejado en un nuevo día de ventas generalizadas.

Las últimas semanas están siendo para los mercados una historia de ida y vuelta en la que los  inversores se mueven entre la amenaza de una guerra comercial con China y la esperanza de que no se produzca. Cuando las declaraciones de Donald Trump o alguno de sus asesores son conciliadores, los inversores aprovechan para comprar a precios más bajos y cuando –como hoy-, todo lleva a pensar que el desencadenante de la guerra vendrá en el próximo tuit, las bolsas optan por el rojo.

Este viernes los mercados han optado claramente por las ventas, después de que el jueves cerraran su mejor jornada del año, al menos en España. Hoy el Ibex 35 ha cerrado con una caída del 0,60%, en 9.682 puntos. Con todo, la primera semana del año se cierra con un cómputo positivo, ya que en los últimas cuatro sesiones se ha apuntado un 0,86%.

Según Roberto Moro, analista de Apta Negocios, en declaraciones a Intereconomía, “mientras que el Ibex 35 permanezca por encima del nivel de los 9.500, lo más probable es que vaya a buscar niveles por encima de los 10.000 puntos, los 10.200 puntos aproximadamente”.

 

Ibex cierre viernes

 

En el Ibex 35 las principales caídas han sido para Técnicas Reunidas, Inmobiliaria Colonial y para ArcelorMittal, que se han dejado un 2,63%, un 2,18% y un 2,17%, respectivamente. Los inversores han aprovechado el tirón de la acerera de ayer para recoger beneficios.

La ganadora indiscutible de la jornada ha sido Siemens Gamesa, que se ha apuntado un 3,28%. Los analistas de Goldman Sachs han elevado el precio objetivo del fabricante de aerogeneradores hasta 13,5 euros por acción tras el buen dato de pedidos del primer trimestre que hacen pensar a estos analistas que se ha frenado la caída de las ventas.

La segunda compañía que mejor se ha comportado ha sido Acciona, también el día en el que esos mismos analistas mejoran su recomendación hasta comprar. Creen que todos los catalizadores negativos para el valor están recogidos en el precio y que la empresa tiene un potencial de un 10% que podría ampliarse si la la dirección continuara con el proceso de desinversiones.  

Entre las grandes, Santander se ha dejado un 1,11%, BBVA ha cedido un 0,22% y Telefónica ha retrocedido un 0,13%.

Las bolsas de todo el mundo han estado muy marcadas por la publicación de un débil dato de empleo en Estados Unidos. Durante el mes de marzo se crearon 103.000 empleos, muchos menos de los 193.000 que esperaba el consenso. Se trata de la menor creación de empleos en seis meses. Se ha visto, eso sí, que a pesar de que la tasa de paro se mantiene en el 4,1% hay algunos datos positivos, como el aumento de un 0,3% del salario por hora. Más de lo que se esperaba y de lo que creció en febrero.

Para Ramón Bermejo, analista independiente,“nuestra valoración es que los datos publicados a pesar de encontrarse muy por debajo del consenso del mercado son muy positivos para la renta variable y para la economía norteamericana, ya que la revisión al alza de dos de sus componentes en el mes anterior (febrero) nos permite hacer una media de creación de 215.000 puestos de trabajo entre sector privado + gobierno y de 211.000 puestos de trabajo sólo en el sector privado, media que constituye una cifra muy positiva para la economía de EE.UU. ya que cualquier nivel igual o superior a la creación mensual de 200.000 puestos supone una excelente noticia para la economía y la renta variable, como es el caso de hoy, pues denota una notable fortaleza del mercado laboral”.

El dato ha provocado que el Euro vuelva a apreciarse y se coloque de nuevo en el entorno de 1,226 unidades, en línea con las últimas sesiones. La rentabilidad del bono americano a 10 años cae hasta 2,79%.

El oro cotiza en 1.343 dólares por onza y el brent se mueve por debajo de 68 dólares el barril.