Los mercados también han sufrido el efecto de los atentados del jueves en Barcelona y a falta de referencias macroeconómicas o empresariales de mucho calado, los inversores han optado por desprenderse del riesgo, en un movimiento que desafortunadamente es cada vez más común.

En Europa el Ibex 35 se ha convertido en el peor índice, con los valores ligados a la industria del turismo y el ocio haciendo de contrapesos.  Así, el selectivo ha terminado en 10.385 puntos, con una caída del 0,56%, con lo que ha logrado agarrarse a la cota de 10.300 puntos. A pesar de la caída, ha logrado apuntarse un 1% en la semana.

En este entorno, Grifols ha sido el peor valor de la sesión, con caídas del 1,35%, seguido por Grifols , que se ha dejado un 2,53%.  Las mejores cotizadas de la sesión han sido Tecnicas Reunidas y Arcelormittal, con alzas del 1,35 y del 0,63%, respectivamente. Entre las grandes, Banco Santander ha caído un 0,20%, BBVA se ha dejado un 0,21% y Telefónica ha cedido un 0,69%.

Turismo y ocio

Entre las compañías de la industria turística, Nh Hotel ha sido la que peor se ha comportado, con descensos del 3,80%, seguido de IAG, que ha cedido un 2,21%. Aena ha retrocedido un 1,94%, casi como Melia Hotels, que ha terminado con un descenso del 1,97% y Amadeus , que ha sido la que mejor ha controlado las caídas, al terminar con un retroceso del 0,64%.

En España apenas ha habido tiempo para nada más, tan solo se ha conocido que el fondo AQR Capital Management ha incrementado las posiciones cortas en Bankia hasta superar el 1%.

Los atentados no han ocultado otro nuevo episodio de incertidumbre en Estados Unidos, donde se rumorea que otro asesor estaría dispuesto a abandonar el gabinete de Donald Trump. Se trata de Gary Cohn, uno de los adalides de las reformas que más esperan las empresas americanas: la rebaja fiscal y la desregulación. Y eso pone nerviosas a las bolsas. A estas horas, no obstante, solo el Dow Jones navega en negativo. Este nerviosismo se ha trasladado a las divisas y el EURUSD se aprecia ligeramente por encima de 1,1740.

En el mercado de divisas, el terror ha vuelto a impulsar al oro, que cotiza con alzas en 1.295 dólares la onza y el Brent se ha colocado en 52 dólares el barril.