Se ha dado la vuelta. Contra todo pronóstico, que advertía de que el selectivo español podría caer arrastrado por el vencimiento de futuros, el Ibex 35 cotiza con una subida del 0,90% que le lleva a los 11.717 puntos. ¿El motivo? Unos resultados publicados por Citigroup que - a pesar de mostrar minusvalías de 2.500 millones de dólares- han sido mejor de lo esperado y tranquilizan a los mercados. Esta revalorización encuentra el apoyo de las eléctricas- con Unión Fenosa al frente alentada por el interés en la venta de la participación que ostenta ACS en la misma-y los dos grandes bancos. En negativo, el sector de la construcción continua inmerso en los recortes. Y ello en un entorno en el que el euro vuelve a escalar posiciones frente al dólar, alcanzando las 1.5859 unidades, y el barril de crudo suma más del 1,5% hasta los 133,15 dólares.
Si durante la mañana han sido las ventas lo que ha llevado al selectivo español a perder los 11.600 puntos, en la media sesión ha habido cambios. El Ibex 35 se da la vuelta, suma un 0,90% y alcanza los 11.717 puntos. Con ella, el resto de plazas europeas. Las referencias económicas muestran los síntomas de la presión inflacionista que vive Alemania, donde la producción industrial ha crecido un 0,6%, su nivel más alto en 26 años. A pesar de ello, su índice de referencia suma un 0,41%. El Eurosotoxx sube un 0,43% mientras que el FT-100 apenas se mantiene con subidas del 0,04%. Algo más acusadas son las ganancias del 0,14% que vive el CAC-40, mercado en el que la AMF investigará si los bancos franceses informaron debidamente sobre los riesgos ligados a la crisis de las hipotecas. En nuestro país, los inversores cuentan con la caída de los pedidos industriales hasta el 1,4% en mayo y las palabras que ha dirigido el Presidente del BCE, Jean Claude Trichet en las que advierte que no modificará su política monetaria para ayudar a España, pues su función es velar por los intereses de la Eurozona en su conjunto.