Una sesión de más a menos…y de menos a más. El selectivo español ha cambiado su signo en varias ocasiones a lo largo de la sesión y puso el punto y final con pérdidas del 0.8% que le llevó a los 7006 puntos. Una jornada en la que Bankia siguió siendo de los más penalizados de la sesión – sólo superada por IAG- y en la que la prima de riesgo sumó posiciones hasta los 421 puntos básicos.
 
El Ibex 35 cierra la segunda sesión de la semana en negativo y perdiendo parte de lo recuperado ayer. El selectivo español cedió un 0.8% y marcó en los 7006 puntos su último precio. Eso sí, en una sesión en la que los inversores cambiaron en varias ocasiones el signo del selectivo español. Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI reconoce que este comportamiento es reflejo de la situación que tenemos “donde hay noticias que se valoran positivamente y otras, como  el euro por debajo de 1.30 y el asunto de Bankia, que no.   José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney asegura que “no tiene sentido ver a la bolsa subiendo teniendo a Grecia con un pie fuera del euro y con la prima de riesgo sumando posiciones”. Como justificación a las subidas con las que abrió el Ibex 35 está que los inversores “aplauden la reforma que se está llevando a cabo en el sistema financiero y, aunque tarde, se cerrará definitivamente”, explica Nicolás López, director de análisis de MG Valores. Eso sí, prosigue Barrio, el Ibex 35 a estos niveles comienza a ser interesante.
Y fue de nuevo el sector financiero la cara y la cruz del selectivo español. En lo más bajo de la lista nuevamente Bankia que, al ritmo del 4.76% cerró en los 2.26 euros. Los expertos urgen a que el gobierno ponga las medidas sobre la mesa cuanto antes y no espere hasta el viernes, día en que se formalizará la reforma del sistema financiero y el “descontado” rescate de la entidad.  Entre los valores que acompañaron a la entidad, Banco Popular superó el medio punto porcentual de caída – hasta los 2.26 euros – mientras que Bankinter se vio penalizada con un recorte de más del 0.06%, con lo que mañana comenzará a cotizar en los 3.42 euros. En números rojos, los dos pesos pesados. Banco Santander finalizó la sesión con caídas del 0.7% que le llevaron a los 4.86 euros mientras que BBVA recortó en un 0.6% su cotización, que cerró en los 5.26 euros.
Sin embargo, hubo bancos entre los valores que cerraron en positivo. Entidades como Banco Sabadell incrementó sus ganancias hasta el 0.4%, con lo que cerró en los 1.68 euros. El líder de la sesión llevó el nombre de Caixabank que, al ritmo del 1.2%, cerró la jornada en los 2.59 euros. El valor es, a juicio de Renta 4, una compra de medio plazo.
Entre los mayores números rojos de la sesión se encontró IAG. El valor cedió un 6.7% y terminó en los 2.10 euros. ACS perdió un 5.3%, hasta los 13.48 euros, a pesar de presentar un beneficio por acción de 0.71 euros por acción, por encima de los 0.19 euros esperados por el mercado. En números rojos, pero algo más ligeros, cotizó OHL. El presidente del grupo, Juan Miguel Villar Mir, ha anunciado hoy que su compañía puede aumentar en el futuro su presencia en Abertis, en la que controlará el 14.95% del capital una vez se ejecute la operación pactad con la concesionaria. La compañía perdió un 1.18% mientras que la concesionaria perdió un 0.8%, hasta los 11.70 euros.
En terreno positivo, Enagás y Amadeus apoyaron las subidas con más de medio punto porcentual de revalorización, con lo que mañana comenzarán a cotizar desde los 13.36 euros y los 15.47 euros, respectivamente.