Era necesario un catalizador. Y, por unos minutos, han valido las declaraciones de la Comisión Europea. El planteamiento de una recapitalización directa de los bancos, a través del fondo permanente, y la necesidad de revivir el crecimiento en el corto plazo ha servido para invertir la tendencia del Ibex35 que ha llegado a subir hasta un 0.5%. Sin embargo, poco ha durado la alegría.

A grandes rasgos, la Comisión Europea ha señalado que :

-La recapitalización directa de bancos a través del fondo permanente podría contemplarse
-Señala que las reformas financieras no han abordado el riesgo en créditos a PYMes e hipotecas sobre viviendas
-La débil situación macro podrían implicar la necesidad e mayores “colchones” de capital en la banca
-La Eurozona debe moverse hacia una unión bancaria
- Eurozona debe revivir el crecimiento en el corto plazo
-En el caso de España, podría obtener mayores ingresos vía IVA, reducir exenciones fiscales y aplicar impuestos sobre carburante. Así mismo debería acelerar el aumento en la edad de la jubiliación.

¿Era esta  la "mano" que necesitaban los mercados que echara Europa o no? Lo cierto es que tras estas declaraciones, el Ibex 35 ha invertido su tendencia y ha llegado a cotizar en positivo. Sin embargo, apenas una hora antes de que habra Wall Street, de nuevo vuelven los números rojos. El Ibex35 cede un 0.4% y cotiza en los 6.226 puntos. Pérdidas inferiores al 2% al que ha llegado a descender.

En negativo, de nuevo Bankia pierde más del 4%. En apoyo a los positivos, los dos grandes bancos. BBVA sube un 0.8% - hasta los 4.67 euros - mientras que Banco Santander eleva en un 1% sus ganancias, con lo que cotiza en los 2.11 euros.