No hay noticias que justifiquen el optimismo que vive nuestra renta variable. Merrill Lynch podría anunciar una nueva provisión por valor de 8.000 millones de dólares por el efecto subprime. Además, se alejan las esperanzas de que el Banco Central Europeo recorte los tipos de interés, especialmente después de que el IPC en la zona euro alcanzara el 3,6% interanual en marzo -la tasa más alta desde el lanzamiento de la moneda única- y el crudo no logra moderar su cotización, impulsado por la debilidad del dólar. A pesar de todo, los inversores
ponen buena cara al mal tiempo y el Ibex 35 recupera un hasta los puntos.
Gráfico Ibex 35