Tras una jornada en la que el selectivo ha pisado tanto terreno positivo como terreno negativo, el cierre del Ibex 35 se ha situado en los 11.010 puntos tras un alza del 0,39%. A la espera de lo que suceda en la reunión del jueves y la cumbre del viernes, el barril de referencia en Europa el brent se ha situado en el entorno de los 101 dólares mientras que el euro se ha quedado en los 1,3788 dólares.
El Ibex 35 se ha posado en los 11.000 puntos, punto clave en la cotización del selectivo español. Tan clave de hecho, que lo que ocurra mañana se plantea como una verdadera incógnita. Muchos expertos consideran que dependiendo de la reunión de mañana entre Angela Merkel y el presidente del gobierno y más concretamente de la cumbre del viernes, el Ibex podría tomar un camino u otro.
 
Los diferenciales de la deuda siguen reduciéndose lo que es síntoma de confianza en el mercado y esto está provocando una ola de optimismo.
 
Hoy ha presentado resultados BBVA, de los que se desprende un 9,4% más de beneficio. A pesar de ello los resultados no han convencido al mercado y tras el impulso de ayer, hoy se ha dejado un ligero 0,14%. Banco Santander por su parte se ha visto arrastrada, aunque se ha quedado en terreno positivo con un alza del 0,12%. Mañana presentará sus cuentas.
 
Vuelve a destacar Sacyr Vallehermoso. La constructora se está destacando como una de las más potentes del año con beneficios en bolsa que superan ya el 50%. Hoy ha sumado otro 5,25%.
 
BME ha sido la más destacada de la jornada al sumar un 5,25%.
 
Entre los peores de la jornada encontramos a ACS que se ha dejado un 1,57%; también en rojo encontramos a Banco Sabadell y Bankinter que se han dejado un 1,19% y un 1,13% respectivamente.
 
En el mercado continuo las alzas más importantes han sido para Quabit, Urbas y Fergo Aisa, mientras que las más perjudicadas de la jornada han sido Baviera, Azcoyen y Sol Meliá.