Con un ojo puesto en el Banco Central Estadounidense, el otro ojo de los inversores vuelve a estar en el resto de bancos, los auténticos sufridores de la crisis de desconfianza que viven los mercados. El efecto dominó del Northern Rock se extiende sin distinguir entre unos y otros, sin fijarse en su mayor o menor exposición al mercado hipotecario y a esto, se suman las rebajas de recomendación o de precio objetivo de los grandes bancos de inversión. Si ayer era Citigroup este martes le toca el turno a Merrill Lynch, quien ha anunciado que mantiene las recomendaciones de los bancos minoristas españoles Banesto, Banco Popular, Bankinter y Sabadell, aunque rebaja sus precios objetivos. Lo hace tras haber recortado sus previsiones de beneficio para estas entidades en un 4% en 2008 debido al mayor coste de financiación y menor crecimiento de préstamos. El broker recomienda 'comprar' Banesto y reduce su precio objetivo de 16,1 a 16 euros y deja sus notas de 'neutral' para Banco Popular con un precio objetivo que baja de 13,3 a 12,8 euros; de 'vender' para Sabadell, con una reducción del precio objetivo de 7,1 a 6,9 euros y de 'neutral' para Bankinter con bajada del precio objetivo de 11,3 a 11 euros. Las acciones de
Banesto ceden un 0,48 por ciento, las del
Popularlogran sumar un 0,17 por ciento, un 0,31 por ciento rebotan las de Sabadell, mientras que
Bankinter suma un 0,41 por ciento.