Los inversores se quedan por el lado optimista de las noticias. Poco importa que la prima de riesgo española haya superado los 500 puntos básicos o que el BCE sea el único capaz de tranquilizar a los mercados con la compra de deuda. Al menos en la sesión de hoy, cuando el Ibex 35 cerró con una subida del 0.4%  hasta los 8.310 puntos. Eso sí, el cierre semanal deja pérdidas de más del 2.8%. En el punto de mira, nuevamente el sector financiero .En una jornada en la que el euro brinda con compras frente al dólar, en las 1.36 unidades.
Se cierra una semana en la que la prima de riesgo de los países periféricos – Italia y España, principalmente- ha sido protagonista indiscutible. En nuestro país, ha conseguido rebasar los 500 puntos básicos hasta que el BCE ha inyectado tranquilidad en forma de “compra de bonos italianos y españoles”, según fuentes del mercado. Lo cierto es que hoy el presidente de la entidad, Mario Draghi ha reclamado la “implementación urgente” de las decisiones de las cumbres europeas y los Consejos de Estado. Una reclamación “lógica”, según Alexis Ortega, director de Finagentes Gestión pues “está asumiendo un papel que no es el que entra en su mandato y tendrá que exigir algo a cambio”. Por otra parte, la prensa alemana se ha hecho eco de que el consejo de Gobierno del BCE habría llegado a un acuerdo para fijar un límite máximo de 20.000 millones de euros semanales para las compras de bonos soberanos.

Los inversores europeos reaccionaron con tendencia mixta. El CAc-40 se dejó un 0.4% y cerró en los 2.997 puntso. El Eurostoxx50 apenas cedió un 0.1% a 2240 puntos en tanto que el FT-100 recogió pérdidas de más de un punto porcentual. El Ibex 35 subió un 0.4% y cerró en los 8.310 puntos. Una caída del 2.8% desde los niveles en los que cerró el pasado  viernes.  El mercado se está estabilizando y no hay grandes cambios respecto a la semana pasada "se confirma que permanecer por encima de los 12.000 al Dow Jones le está costando muchísimo. No hay un sólo valor atractivo que invite a tomar posiciones. Y en el mejor de los casos, apuntaría a un mercado lateral", reconoce Antonio Espín, analista independiente.  Se cumplen así las previsiones más pesimistas del consenso semanal   de analistas. 

Entre las mayores subidas de la sesión, los bancos. Y ello a pesar de que la agencia de noticias Reuters admitía que Standard & Poor´s habría puesto en revisión la calificación de los 30 mayores bancos del mundo. Entre ellos, algunos europeos. Una actualización que se producirá en tres semanas. Ajenos a la noticia, entidades como Caixabank firmaron la sesión con subidas del 5.7% y cerró en los 3.80 euros. Por su parte, Santander subió un 0.8% y cerró en los 5.57 euros. Su homóloga vasca sumó un 0.54%, con lo que el próximo lunes comenzará a cotizar en los 5.92 euros.

Los valores que acompañaron a los bancos en las subidas llevaron el nombre de Mediaset que, al ritmo del 3.9% cerró en los 4.18 euros. FCC y Enagás contaron revalorizaciones de más del 3.9% y del 3.1%, hasta los 17.77 euros y los 13.63 euros, respectivamente.  A pocos pasos, Iberdrola subió más del 2% y marcó en los 4.87 euros su útlimo movimiento. Telefónica se animó con un 0.8% con lo que el lunes comenzará a cotizar en los 13.90 euros.

Los números rojos de la sesión fueron a valores como Mapfre. La aseguradora perdió más del 4% y cerró en los 2.59 euros. ArcelorMital y BME contabilizaron caídas de más del 2%, con lo que marcaron en los 13.07 euros y 20.32 euros su último precios.

Protagonista de la sesión, Prisa. Después de que Carlos Slim anunciara que se ha hecho con el 3.2% de las acciones del grupo de comunicación, lo que hizo repuntar sus títulos más del 12%, cerrando en los 0.84 euros.