La renta variable española intenta recuperarse del golpe asestado por Wall Street en la última sesión y el Ibex 35 amanece con cierto ánimo de recuperar terreno, pese a que la ansiedad por ver qué ocurre en el Congreso de EE.UU. en la segunda votación del plan de rescate se nota. El principal indicador de la bolsa española repunta un 0,29 por ciento para colocarse en los 11.033 puntos apoyado en el tono positivo de compalías como Telefónica o el santander y en el convencimiento de que hay grietas en el empeño de Trichet de mantener contra viento y marea sin cambios los tipos de interés. En el mercado de divisas el euro sigue débil, con un cambio frente al dólar en las 1,3838 unidades y en el de materias primas el futuro del crudo ligero estadounidense está a 93,30 dólares el barril.
En Wall Street ya se muestra a las claras que la estrechez en los mercados de crédito ha tocado de lleno a la economía y que incluso si el Congreso aprueba un plan de rescate – que ya alcanza los 850.000 millones de dólares- el futuro económico es más que complicado e incierto. Y para muestra, varios botones: las cifras mostraron que la cantidad de personas que presentaron solicitudes de los beneficios por desempleo alcanzaron un máximo de siete años y pintaron un panorama complicado, como también lo hizo una abrupta caída en los pedidos a las fábricas en agosto. Y este viernes atentos al dato de paro del mes de septiembre, con la menta puesta en los últimos augurios del FMI en el sentido de que EE.UU. se dirige hacia una considerable recesión. A todas estas, el precio del crudo se mantiene a la baja –por la preocupación sobre la demanda de combustibles- y los bancos siguen en el centro de todas las preocupaciones. También en España donde, por cierto, hemos conocido que la producción industrial -corregidos los efectos de calendario- ha caído por cuarto mes consecutivo: un 7 por ciento en el mes de agosto frente al mismo mes del año pasado. Rebota Sacyr Vallehermoso Tras dos jornadas vertiginosas y entre dimes y diretes sobre la venta de su filial Itínere, este viernes los títulos de Sacyr Vallehermoso suman un 2,22 por ciento, después de que ING haya rebajado el precio objetivo de la compañía a 12,2 euros desde 20,7 euros, pero no variaron su recomendación de mantener. La compañía sufrió una considerable caída en la última sesión en medio de expectativas desinfladas sobre una inminente venta de su filial Itinere. Lo último en torno a la compañía es que, según se publica, la rusa Gazprom sondea a la inmobiliaria-constructora para hacerse con su participación del 20 por ciento en Repsol. Las acciones de la petrolera suben un 0,91 por ciento y se colocan también en la parte alta de la tabla esta jornada, junto con los títulos de Ferrovial, que suman un 1,3 por ciento. En positivo también se colocan pesos pesados como Telefónica (+0.24 por ciento) o el Santander (+0,64 por ciento), aunque no el BBVA. Las acciones de la entidad presidida por Francisco González bajan un 0,17 por ciento, al contrario de lo que hacen títulos de banca mediana como el Popular, que sube un 0,59 por ciento un día después de que la agencia de calificación Standard & Poor's rebajara en un escalón el rating a largo plazo del Banco Popular, desde ' AA' hasta situarlo en 'AA-' (calidad superior), aunque continúa siendo uno de los más altos entre las entidades españolas y sólo superado por ocho grupos financieros. Discretos avances para Telecinco -del 0,28 por ciento- tras conocerse que Banesto ha rebajado el precio objetivo de la compañía de 23,6 euros a 11,4 euros y que ha recortado su recomendación de sobreponderar hasta comprar. OHL lidera los recortes OHL firma un descenso del 2,7 por ciento en la apertura para ocupar el primer puesto del ranking de los más castigados, junto con el retroceso del 2,6 por ciento de Acerinox y el descenso superior al 1,8 por ciento de Gamesa y Gas Natural.