El Grupo Sabadell venderá en dos semanas el edificio que ocupa el Banco Urquijo en la madrileña calle de Príncipe de Vergara y también se desprenderá próximamente de su sede en Valencia, un palacete medieval en el centro de la ciudad. La entidad catalana adquirió hace algo más de un año el Banco Urquijo al grupo belga KBC por 760 millones de euros, una inversión que el mercado calificó de elevada y que los actuales responsables del Urquijo piensan que ya "han puesto en valor". Esta venta de inmuebles se engloba en la estrategia del Sabadell de rentabilizar esta inversión.