El grupo de accionistas minoritarios l'Adam, encabezado por Colette Neuville, se ha unido a la causa de Eiffage contra Sacyr-Vallehermoso y otros accionistas, a los que acusa de no declarar correctamente sus participaciones en la constructora francesa, según el diario La Tribune. Neuville cree que se vio afectada negativamente por el hecho de que presuntamente los accionistas no informaron de que controlaban más de una tercera parte del capital y los derechos de voto de Eiffage. Neuville tiene intención de pedir a la AMF, la autoridad bursátil francesa, que utilice su poder para obligar a Sacyr a presentar una oferta por el 100% de Eiffage.