El Gobierno sueco tendrá que enfrentar las críticas de la auditora oficial nacional, Riskrevisionen, por presunta mala gestión de la venta de su participación en la operadora TeliaSonera, que en estos momentos es objeto de una OPA amistosa por parte de France Telecom de 41.000 millones de dólares (cerca de 26.500 millones de euros). Según informa hoy el diario 'Financial Times', Riskrevisionen está a punto de emitir un informe que criticará la gestión del Ejecutivo por la ausencia de expertos consultados en torno a la venta de su 37% en la operadora nórdica.