El gobierno de España no objetará a que los propietarios de Endesa, Acciona y Enel, se separen por desacuerdos sobre la compañía, ha indicado este martes el ministro de Industria, Turismo y Comercio de España, Miguel Sebastián. "Si dos empresas que están en un proyecto común no se entienden, lo normal es que lleguen a una separación amistosa", ha dicho Sebastián al margen de un coloquio con empresarios y periodistas. "Nosotros no lo veríamos mal, siempre que sea un acuerdo entre las dos partes, no tendríamos nada que objetar". Han surgido discrepancias entre Acciona y Enel en los últimos meses acerca del nombramiento de los altos directivos y de otras decisiones empresariales estratégicas en Endesa, la segunda mayor eléctrica de España por valor de mercado. Enel tiene un 67% de Endesa, mientras que Acciona controla un 25%. Ambos compraron conjuntamente Endesa el año pasado.
En alusión al Gobierno de España, Sebastián ha afirmado que "nosotros no intervenimos en las decisiones empresariales, (aunque) entendemos que si hay un proyecto que se ha frustrado por falta de entendimiento o porque hay diferente cultura empresarial, tiene plena libertad para llegar a un acuerdo amistoso de separación". Sebastián ha agregado que España cree que el Gobierno italiano tampoco objetará a la separación, aunque no se ha hablado de este asunto. Acciona ha desmentido las informaciones de prensa que apuntaban que la compañía estaba en negociaciones para vender su participación del 25% en Endesa.