El Gobierno japonés consideró hoy que el coste económico del terremoto y posterior tsunami del día 11 ascenderá a 25 billones de yenes (310.000 millones de dólares).

Los mayores costes estarán en la reconstrucción de daños en edificios e infraestructuras.

El ministro de Economía nipón, Kaoru Yosano, dijo hoy que el impacto del gran seísmo que devastó vastas zonas del noreste de Japón será "limitado" para el crecimiento económico de Japón.

Fuentes gubernamentales consultadas por el diario económico Nikkei consideraron posible hoy que la economía japonesa se contraiga en la primera mitad del año fiscal de 2011 que comienza el 1 de abril. Además, la interrupción de la distribución de productos por el terremoto alcanzará los 250.000 millones de yenes (3.100 millones de dólares)