Las declaraciones de Lagarde llegan unas horas después de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en referencia a Bouton dijera que, sin querer hacer juicios personales, "cuando se tiene una fuerte remuneración, (...) uno no se puede exonerar de responsabilidad".Después de descubrirse el pasado día 18 el presunto fraude que le ha costado al tercer banco francés 4.900 millones de euros, Bouton presentó su dimisión al consejo de administración, que le pidió que continuara en el cargo.Se reúne el Consejo de Administración del bancoMañana se celebra una nueva reunión del consejo de administración del banco, que sigue bajo los focos de la actualidad tras el procesamiento ayer del operador acusado de haber causado el desfalco, Jérome Kerviel, quien quedó en libertad bajo control judicial pese a que la Fiscalía había solicitado que siguiera detenido.La ministra de Justicia subraya que como este caso es "extremadamente grave" y como "se han cometido infracciones, es necesario, por razones también de orden público, mantener a Jérome Kerviel bajo control de la justicia".Dati ha ido más lejos al señalar que "una infracción de tal magnitud demuestra que los sistemas de control tenían puntos de fragilidad. Por tanto, se impone la necesidad de reforzar tanto los sistemas de control como tal vez también el sistema entero".Controles del sistema financiero A ese respecto, "Le Parisien" ha contado que el pasado mes de junio un operador bursátil de Société Générale se suicidó después de haber sido interrogado por su jerarquía por haber asumido compromisos financieros por unos nueve millones de euros sin autorización de ésta.Además, el mismo periódico revela que el organismo bursátil Eurex había detectado desde 2005 posiciones de riesgo en el mercado que asumía el banco francés en los productos sobre los que Kerviel estuvo trabajando a partir de 2006. Y Eurex alertó el pasado mes de noviembre a la propia Société Générale por coberturas insuficientes, lo que motivó un interrogatorio del operador ahora incriminado, quien según la Fiscalía de París logró eludir las sospechas de su jerarquía con la presentación de documentación falsificada.Las especulaciones, en aumento Estos elementos pueden alimentar todavía más las especulaciones sobre un posible uso de información privilegiada, después de que la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) comunicara que uno de los administradores de la entidad financiera vendió masivamente acciones nueve días antes de que supuestamente la dirección se diera cuenta del desfalco atribuido a Kerviel.Como muestra del giro político que adquiere el asunto, el presidente de la Asamblea Nacional, el conservador Bernard Accoyer, ha anunciado que va a pedir a la comisión de Finanzas una misión sobre este asunto.Accoyer señala que aunque no es posible poner en marcha una comisión de investigación como ha solicitado la oposición socialista porque ya hay un procedimiento judicial en marcha, señaló que esta misión interrogará a "todos los actores", tratará de "entender qué pasó para sacar lecciones de cara al futuro".La titular francesa de Economía, Christine Lagarde, debe presentar el próximo viernes al primer ministro, Francois Fillon, el informe que éste le encargó y que se centrará en cuatro puntos: el desarrollo de los hechos; cuándo se tuvo conocimiento del fraude y de las pérdidas masivas; por qué no funcionaron los controles; y cómo mejorar el sistema de supervisión.