El gobierno español prepara un plan de rescate para los bancos en dificultades que prevé la entrada del Estado en el capital de alguno de ellos, afirmó el jueves el diario ABC. En él, se dividen a las entidades en tres grupos en función de su solvencia. En el último de ellos estarían aquellas entidades que podrían ser rescatadas y liquidadas por el Banco de España. Ni el ministerio de Economía, ni la presidencia de gobierno, ni el Banco de España, pudieron ser localizados para comentar estas informaciones, dado que este jueves es festivo en gran parte de España, incluido Madrid.
ABC escribió que ante las dificultades de algunas entidades, sobre todo las cajas de ahorro regionales, el gobierno prevé dividir las entidades financieras en tres grupos.  En el primero figurarían los establecimientos más sólidos que no necesitan ayuda. Santander, BBVA, número uno y dos del sector bancario, o la caja de ahorros catalana La Caixa formarían parte de este grupo.

En un segundo apartado figurarían las entidades que deben ser asistidas a través de los fondos de garantía del Estado puestos en marcha para las necesidades de financiación, o a través de participaciones, según el diario.  Finalmente están aquellas entidades que pueden ser rescatadas y podrían ser liquidadas por el Banco de España.

Hasta ahora los bancos españoles encararon sin demasiados problemas la crisis financiera internacional. Ninguno debió ser recapitalizado y las ayudas públicas se limitaron a garantías o compras de activos inmobiliarios para inyectarles liquidez.  La única operación actual que muestra dificultades del sector es el anuncio de un proyecto de fusión entre dos cajas de ahorro locales.

Sin embargo, todos los establecimientos registraron un aumento muy importante de sus hipotecas dudosas.  El viernes pasado, el ministro de Economía, Pedro Solbes, declaró que no había que descartar recapitalizaciones de bancos en España.

"El apoyo público se ha dedicado hasta ahora a mitigar los problemas de liquidez (...) pero es verdad que tenemos que ser conscientes (...) de la posibilidad de una cierta recapitalización del sistema financiero que en otros países de Europa se ha utilizado, pero en España, no, (para que) se pueda también utilizar en nuestro país", dijo el ministro.