El Departamento del Tesoro se prepara a inyectar más de 7.000 millones de dólares en GMAC, en lo que sería el primer desembolso de un nuevo paquete de ayuda que podría ascender a 14.000 millones, según personas familiarizadas con la situación. La inyección está diseñada para apuntalar la hoja de balance de la compañía y permitirle otorgar préstamos para la compra de autos en General Motors Corp. y Chrysler.
El incremento en la infusión de dinero de los contribuyentes en GMAC podría convertir al Gobierno federal en un importante -y potencialmente mayoritario- accionista en la compañía, la cual en la actualidad es propiedad de GM y un grupo encabezado por la firma de inversiones privadas de capital Cerberus Capital Management LP.

Si el Gobierno de Estados Unidos se convierte o no en un accionista mayoritario depende de cómo se estructure el acuerdo. Es posible que el Gobierno tenga que invertir menos de los 14.000 millones de dólares. Gran parte del dinero inicial será destinado a ayudar a que GMAC asuma las responsabilidades de préstamo para las concesionarias de Chyrsler y los consumidores después de que Chrysler se acogiera al Capítulo 1l del código de quiebras de Estados Unidos el mes pasado en una operación orquestada por el Gobierno.

GMAC, por mucho tiempo una filial de financiamiento de GM, tenía programado asumir el viernes pasado las tareas de préstamos de Chrysler Financial, pero la operación fue postergada mientras los funcionarios del Tesoro estudian cómo resolver las diferencias sobre cuánto dar a GMAC.

Los funcionarios del Tesoro declinaron formular comentarios sobre el anuncio pendiente.