El Gobierno estadounidense prepara un plan para que General Motors se declare en bancarrota la próxima semana y reciba financiación pública adicional de decenas de miles de millones de dólares, informó el viernes en su sitio web el Washington Post. El diario atribuyó la información a fuentes cercanas a las discusiones. Según el borrador del plan de bancarrota, GM recibiría un poco menos de 30.000 millones de dólares en fondos federales nuevos, dijo una de las fuentes, que solicitó el anonimato, agregó el periódico. La medida se produce en momentos en que el Gobierno del presidente Barack Obama se prepara para sacar a Chrysler de la protección de las leyes de bancarrota, algo que podría ocurrir la próxima semana, agregó el diario.