El gobierno del presidente Obama está cerca de comprometer hasta 35.000 millones de dólares para ayudar a que las atribuladas agencias estatales y locales de viviendas sigan proveyendo hipotecas a familias de ingresos bajos y moderados, indicaron funcionarios del gobierno. La medida cimentaría aún más el rol del gobierno en el fortalecimiento del mercado de viviendas, incluso mientras algunos legisladores presionan para restringir el gasto en momentos en que crece la deuda.  La medida, que podría ser anunciada esta semana, apunta a aliviar la presión sobre las agencias de financiamiento de viviendas patrocinadas por el gobierno, o HFA según la sigla en inglés, las cuales han estado luchando por encontrar financiamiento en medio de la crisis.