La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, afirmó hoy compartir la preocupación del sector energético por los riesgos que pueden comportar la falta de inversiones en infraestructuras por la crisis general y los bajos precios de las materias primas. El presidente de Repsol y del Club Español de la Energía, Antonio Brufau, fue el primero en lanzar la advertencia esta semana, al señalar que esta situación puede acabar provocando un 'cuello de botella' cuando se reactive la economía y vuelva a aumentar la demanda, con una posible presión al alza de los precios a medio-largo plazo. En la clausura del IV Foro Euromediterráneo de la Energía celebrado durante tres días en Barcelona, Ribera constató que una de las lecciones a tomar de la crisis actual es que no se puede volver a reproducir una política de precios baratos de la energía, al menos, si está basada en los combustibles fósiles.