El Gobierno británico está estudiando prorrogar hasta junio el periodo de adminisión de ofertas para la compra de su 35% en la compañía British Energy, que en principio finalizaba el pasado viernes, según el diario Daily Telegraph. Junto a esto, este diario y otros como The Independent coinciden en que el Ejecutivo de Gordon Brown descarta vender la eléctrica británica a una sola compañía, a pesar de que la operación sólo ha recibido en el plazo de recepción inicialmente previsto una oferta en firme, la de EDF. Las autoridades británicas no desean que una sola empresa controle los activos nucleares de British Energy, y parecen tener un interés especial por algunas fórmulas de segregación, como la que distribuiría entre distintos propietarios varias de las plantas.