El Gobierno austríaco ha anunciado hoy en Viena que introducirá en el año 2012 o 2013 un impuesto especial para el sector bancario con el que pretende recaudar 500 millones anuales que financien eventuales planes futuros de rescates al sector.