El Gobierno español adoptará “medidas claras y contundentes” contra el Ejecutivo de Cristina Fernández de Kichner tras decidir la expropiación de YPF a la petrolera Repsol en la tarde del lunes. Argentina se hará con el control del 51% del accionariado de la filial española. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha calificado esta decisión de “arbitraria y extravagante” y asegura que supone “una amenaza para cualquier inversor internacional”. Además, se reafirma el Gobierno en sus palabras: “es un gesto hostil” que atenta no sólo contra la compañía presidida por Antonio Brufau, sino también “contra España”. 

Comparecencia del Gobierno tras la reunión de urgencia mantenida con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha corrido por cuenta de los dos titulares que se han visto involucrados en las negociaciones con Buenos Aires. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha anunciado “medidas contundentes” que se darán a conocer en los próximos días puesto que España “a diferencia de otros (gobiernos), no suele tomar sus decisiones en reuniones de urgencia” y desde luego tampoco “en un momento de arrebato por la decisión” del Gobierno argentino que “carece de precedentes en las naciones que forman parte de nuestro entorno”, según el ministro.

En la rueda de prensa posterior a la reunión, Margallo ha condenado “con absoluta energía la arbitraria decisión” de Argentina de “expropiar” a Repsol la parte de YPF que “rompe la cordialidad” entre España y Argentina. Ha recordado, además, la ayuda que prestó nuestro país en los tiempos difíciles que atravesó el país latinoamericano hace unos años cuando se vio inmerso en el denominado 'corralito'. Por ello, el Gobierno se reserva el derecho de adoptar cualquier medida contra el ejecutivo argentino y ya se ha puesto en contacto con la UE a la que pide que “se discuta con carácter de urgencia” esta decisión.

El titular de Exteriores ha amenazado asimismo a las subvenciones “que necesita Buenos Aires para crecer” y afirma que pone en juego “la seguridad jurídica que debe regir entre países amigos”.

Mientras, el ministro de Industria, José Manuel Soria, ha recordado que con la aprobación de esta ley de expropiación de recursos adoptada por Argentina se saltan a la torera los acuerdos alcanzados el pasado 28 de febrero de carácter verbal y por los que “se establecía que cualquier tipo de diferencia en relación a la empresa YPF” debía ser resuelta por ambas directivas.

Dice Soria que es una medida “doblemente discriminatoria” dado que no sólo afecta a la compañía sino también a los miles de accionistas de la misma. “Desde esta misma tarde el Gobierno de España está trabajando en medidas que serán dadas a conocer en los próximos días”, ha anunciado Soria en la rueda de prensa concedida en el Ministerio de Asuntos Exteriores.


Viaje de Rajoy a América del Sur
¿Y ahora qué? Ya en su momento el Ejecutivo de Mariano Rajoy solicitó la ayuda a la Unión Europea y otra decena de países entre los que se encontraban Estados Unidos y México. Allí precisamente viajará en los próximos días el presidente del Gobierno para reunirse con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, al que comunicará la posición de España respecto a la crisis hispano-argentina. Margallo ha querido recordad que precisamente las relaciones entre ambos países latinoamericanos no son especialmente buenas teniendo en cuenta la embestida que Fernández de Kichner mantiene también contra los vehículos mexicanos. Dice el ministro que Rajoy “hablará, como es natural”, de lo que supone una “amenaza a cualquier inversor internacional” y, por supuesto, también a los gobiernos de México y Colombia.