El Gobierno alemán mantuvo el miércoles en el 1,4% su previsión de crecimiento de la economía este año, pero dio una nueva estimación de crecimiento para 2011, del 1,6%, y predijo que el país registrará una recuperación gradual debido a la mejora de la economía mundial y de la demanda interna.
En su informe de primavera, el Ejecutivo germano dijo también que el país estaba experimentando un "pequeño milagro con el desempleo", pero advirtió de que deben reducirse los estímulos fiscales para que la economía registre una mejora autosuficiente.

Con todo, las cifras indican que Alemania no puede esperar una recuperación rápida de su economía hasta los niveles anteriores a la crisis ni un gran repunte de los ingresos fiscales que ayude al Gobierno a implementar los prometidos recortes fiscales ante el creciente nivel de deuda.