El Gobierno alemán ha defendido hoy la independencia del Banco Central Europeo (BCE) y no ha querido valorar las controvertidas declaraciones de su presidente, Jean Claude Trichet, quien la semana pasada anunció una próxima subida de los tipos. "La postura del Gobierno alemán es clara en esto. No tenemos por qué criticar la política del Banco Central Europeo o del señor Trichet. Para nosotros la independencia del banco es irrenunciable", ha dicho hoy el viceportavoz del Ejecutivo, Thomas Steg.