El gasto público en España aumentará cinco puntos en 2009 respecto a un año antes y se situará en el 45,7% del PIB, muy por debajo de las grandes economías de Europa, pero por primera vez desde el año 2000 por encima de la media de la OCDE (44,8%, tres puntos más que en 2008), según datos de este organismo recogidos por el Instituto de Estudios Económicos.