El mes de agosto registró el mayor repunte en el gasto personal en Estados Unidos de los últimos ocho años, un 1,3%, gracias en buena parte al programa de incentivos para la compra de vehículos. Los ingresos personales, por su parte, aumentaron un 0,2%.