El gasto de los consumidores estadounidenses aumentó un 2,8% en cifras intertrimstrales, ligeramente por debajo del 2,7% que esperaba el mercado.