A Wall Street no le faltanban razones para comenzar su andadura por la nueva semana en verde. Los avances en las principales plazas europeas, el compromiso del G-20 por reducir el déficit estatal y las buenas cifras del índice de la Fed de Chicago eran motivo de algarabía en EE.UU. en los primeros compases de cotización, si bien, el parqué estadounidense se ha vuelto a colorear de rojo. ¿La razón? la volatilidad no se ha esfumado, sigue latente. El Dow Jones escala, así, un 0,20% hasta los 10,123 puntos, el Nasdaq un 0,50% y el S&P 500 un 0,28%. En el mercado de divisas el euro permanece en la franja de los 1,23 dólares. Con respecto a la cotización del petróleo, el barril se compra y vende a 77,57 dólares.
Los inversores en EE.UU. han amanecido hoy con hambre voraz por la inversión autóctona. Los beneficios recogidos la semana pasada vuelven a sembrarse este lunes ante las expectativas de recuperación económica confirmada. Entre los datos que confirman que Norte América goza de buena salud económica está el informe NAI de la Fed de Chicago que descendió un 0,21% en mayo pero que, aún así, confirma una recuperación madura y por encima del promedio.

Por otra parte, la reunión del G-20 este fin de semana está dando mucho qué hablar. Al parecer, no ha sido tan infructífera como algunos temían y se ha acordado un compromiso común por reducir el déficit. Si bien, cada país lo hará a su manera, adaptándose a sus circunstancias, algo que está gustando hoy en las bolsas mundiales y, por supuesto, en los mercados de renta fija, donde se calman los ánimos.

Por otro lado, los estadounidenses volvieron a salir a la calle a gastar. Los gastos personales durante el mes de mayo ascendieron un 0,2% gracias al aumento de los ingresos y la bajada de los precios.

Con respecto a las compañías, hoy BP recupera parte de las grandes pérdidas de las últimas sesiones y avanza un 1,67%.