Las turbulencias en los mercados financieros tendrán un "impacto importante" sobre las economías avanzadas europeas, lo que permite al Banco Central Europeo relajar la política monetaria, según ha reiterado hoy el Fondo Monetario Internacional. Aunque la tasa de inflación es incómodamente alta en la eurozona, "los pronósticos apuntan a que caerá hacia un nivel inferior al 2% en 2009 por la perspectiva cada vez más negativa para la economía", ha señalado el FMI en su informe de Perspectivas Económicas Regionales para Europa, presentado el lunes.