El último informe del Fondo Monetario Internacional no tiene compasión con las cuentas públicas estadounidenses: si Estados Unidos no redirecciona su camino, la deuda pública se colocará en el 90% en el ejercicio 2030.

Las perspectivas presupuestarias de Estados Unidos son "preocupantes", según señala el FMI. De nada sirven los esfuerzos del Gobierno Obama para contener el déficitl. Según el organismo internacional, las cuentas públicas de Estados Unidos llevan una 'trayectoria insostenible'.  

De acuerdo con las proyecciones presupuestarias de las autoridades, se prevé que la deuda pública aumentará desde el 62% del PIB en 2010 a alrededor del 90% en el ejercicio 2030, y que seguirá aumentando a partir de entonces debido a las presiones crecientes por el envejecimiento de la población y el incremento de los costes sanitarios. Y concluye el Fondo Monetario Internacional, "la dinámica de la deuda presenta una perspectiva aún más sombría según los supuestos macroeconómicos más conservadores utilizados por el personal técnico del FMI".