El euro sigue cayendo y la libra subiendo, mientras los inversores reconsideran sus previsiones sobre tipos de interés en la zona euro y Reino Unido. Unos datos más flojos en la zona euro --con la caída inesperada del Ifo alemán el jueves y la oferta monetaria M3 acercándose a un 10,3% en marzo-- han sembrado dudas sobre su capacidad de desvincularse de la recesión de EEUU y de la crisis financiera. Por su parte, la libra ha subido tras conocerse que la economía británica ha crecido a un 0,4% en el primer trimestre del año, un mínimo en tres años.