Azkoyen dijo el viernes que en el primer trimestre registró un descenso del 20,8 por ciento en el EBITDA (resultado bruto de explotación) hasta 4,48 millones de euros, aunque el grupo prevé una mejoría del negocio a medida que avance el ejercicio. La contribución a la recién comprada Primion, grupo alemán de sistemas de seguridad, no permitió contrarrestar el descenso de actividad en el resto de áreas por la crisis económica, según explicó Azkoyen, cuya actividad se concentraba hasta dicha adquisición en los sistemas de pago y las máquinas expendedoras. Después de impuestos el grupo registró unas pérdidas de 467.000 euros, frente a un beneficio de 1,85 millones de euros un año antes. Las ventas aumentaron un 35,3 por ciento a 44,5 millones, gracias a la consolidación de Primion, que aportó 15 millones de euros a la cifra de negocio.