El dólar consigue anotarse leves subidas después de que el rebote del euro perdiera fuerza, lo que vuelve a arrastrar a la moneda única europea por los temores sobre Grecia. Además, los mercados también se encuentran preocupados por lo que Grecia tendrá que pagar si sigue adelante con la oferta de bonos de EUR5.000 millones que podría producirse esta semana.