La bolsa de Nueva York abrió hoy en plano. El Dow Jones comenzaba la jornada con una subida muy leve de 0,01% en los 9.243 puntos; un aumento muy parecido al registrado a primera hora también por el S&P, que sólo subía un 0,03%. Por su parte, el Nasdaq aumentó un 0,11%, colocándose en los 1.596 puntos. A pesar de un comienzo en plano y posterioes caídas de los índices americanos, a las 16:30 hora española, éstos empezaban a remontar más de un punto, todavía a la espera de que la Fed comunique su decisión sobre los tipos de interés y marque un rumbo fijo al mercado.
Después de terminar ayer la jornada en rojo con una caída del 1,03% en los 9.241,45 puntos, hoy el principal índice bursátil americano, Dow Jones, amanecía con esta tímida subida, ya que las compañías cotizadas esperan como agua de mayo que se haga pública la decisión de la Reserva Federal Americana sobre política monetaria. Por su parte, el sector financiero, el más castigado ayer, hoy sigue sin levantar cabeza, con un Bank Of America que se encuentra entre los que más caen.

Hasta ya avanzada la tarde en nuestro país (20:00 horas aproximadamente), no se conocerá dicho fallo, aunque se prevé que la Fed mantenga los tipos de interés en los niveles actuales, entre 0 y 25%, los cuales, fueron dictados por el organismo a finales del 2008. Los analistas no apuestan porque haya posibles sorpresas ya que, el mismo presidente de la Fed, Ben Bernanke, es escéptico y prefiere esperar a que el mercado inmobiliario se reactive.

Además, Ben Bernanke, dará también las claves financieras y su análisis de la situación económica que mantendrá en vilo a todo el mundo ya que, muy probablemente, marcará muchas de las decisiones gubernamentales de las economías de todo del planeta.

Otro dato macroeconómico que está protagonizando la jornada en el otro lado del charco es el del déficit comercial, pues hoy se ha conocido que aumentó un 4% en junio hasta los 27.010 millones de dólares, frente al resultado negativos de 25.970 millones de dólares registrado el mes anterior. La cifra de junio ha estado por debajo de lo previsto por el mercado, ya que se esperaba un déficit de 28.500 millones de dólares ante el primer incremento de las importaciones internacionales desde hace casi un año.

También hemos conocido ya los datos semanales de solicitudes de préstamos hipotecarios en EE.UU.. La semana pasada estas demandas disminuyeron, frente al aumento registrado la siete días antes. El volumen total de solicitudes registró un descenso ajustado del 3,5% debido a factores estacionales en la semana al 7 de agosto.

Con este panorama, todavía algunas compañías se atreven a salir a bolsa, como la empresa de facturación de servicios médicos Emdeon Inc, la cual, ha fijado esta jornada en máximo su precio de oferta pública inicial, luego que se vendieran más accione de las planeadas. En la operación se vendieron 23,7 millones de acciones a 15,50 dólares cada una, mientras que se esperaba que se ofrecieran 21,5 millones de acciones en un rango de precios de 13,50 a 15,50 dólares cada una.

En el apartado empresarial, algunas compañías que hoy han publicado resultados son la compañía de bienes de consumo más grande del mundo, Sara Lee, el mayor constructor de viviendas de lujo, Tool Brothers o la línea de ropa de diseño Liz Claiborne.

La más perjudicada fue ésta última, Liz Claiborne, ya que sus pérdidas trimestrales se elevaron a 82,1 millones de dólares, frente a los 23,2 millones del mismo periodo del año anterior. Quizás por empeorar con estos datos las expectativas de los analistas, está siendo muy penalizada en la jornada bursátil, con una caída del -5,24%. Algo más beneficiada en cuanto ha resultados ha salido Sara Lee, que registró una pérdida de 14 millones de dólares durante el cuarto trimestre fiscal, comparada con la pérdida de 672 millones del mismo período del año anterior. Estos mejores resultados se produjeron gracias a una reducción pronunciada en las rebajas contables en el período más reciente pero en la bolsa está siendo castigada con una cotización que cae un  -7,41%.
Por su parte, Tool Brothers, aunque vio disminuido su beneficio un 42% en su tercer trimestre fiscal, los resultados han sido mejor de lo vaticinado por los expertos y sus ventas bajaron hasta los 461,3 millones de dólares, frente a los 796 millones de un año antes. Estos buenos resultados, además, están siendo correspondidos por un aumento del +11,08%de su cotización en Wall Street.