El descenso del superávit comercial chino -que registró una caída del 10,8% en el primer trimestre del año, según datos de la Administración de Aduanas de China- evidencia los síntomas de enfriamiento que presenta la economía china. Arrastrado por la ralentización del crecimiento de las exportaciones, el excedente totalizó 41.420 millones de dólares a pesar del repunte al alza que experimentó en marzo (13.400 millones de dólares, por sólo 8.560 en febrero).