El déficit de la balanza de pagos francesa aumentó 100 millones de euros en enero pasado para situarse en los 3.400 millones, informó hoy el Banco de Francia. El ligero retroceso del déficit de los intercambios de bienes y de transacciones corrientes fue compensado por un menor excedente sobre los intercambios de activos y capitales, precisó el Banco de Francia en un comunicado. En la cuenta financiera, las salidas netas de inversiones directas se situaron en los 2.500 millones de euros, frente a los 7.500 millones del mes anterior.