El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) deberá emitir en 2011 una instrucción en la que requerirá al titular de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) la documentación que ésta debe presentar para cumplir las condiciones a las que deberá ajustarse tras el cese definitivo de explotación el 6 de julio de 2013, según informaron fuentes del organismo regulador a Europa Press. Por su parte, el titular de la planta burgalesa, Nuclenor, deberá presentar dicha documentación "al menos un año antes", en julio de 2012. Además, de forma paralela la entidad pública encargada de la gestión de los residuos radiactivos, ENRESA, también tendrá que remitir al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio un programa preliminar de las actuaciones que se deberán llevar a cabo hasta la obtención de la autorización de desmantelamiento.