El precio del barril West Texas, y a pesar de los retrocesos experimentados en las últimas horas, ha vuelto a alcanzar un máximo en EE.UU al alcanzar los 126,40 dólares.