El precio del crudo bajaba hoy alrededor de 4 dólares en Nueva York, a pesar de que bajaron las reservas en EEUU en 8,8 millones de barriles, debido a retrasos temporales en las descargas en el golfo de México. El retroceso del valor de crudo coincidía también con un fortalecimiento del dólar frente al euro y otras divisas, lo que encarece las compras de crudo y de otras materias primas que, como el petróleo, se negocian en dólares en los mercados internacionales.
Hacia la media sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en julio restaban 4,11 dólares al precio anterior y se negociaban a 126,92 dólares el barril (159 litros). Los contratos de gasolina para junio restaban casi tres centavos al precio anterior y se situaban en 3,4193 dólares el galón (3,78 litros). El precio del gasóleo de calefacción para entrega en ese mismo mes recortaba unos 12 centavos al precio del miércoles y se negociaba a 3,7010 dólares el galón. El gas natural para julio reducía en 36 centavos su precio anterior y se contrataba a 11,62 dólares por mil pies cúbicos. Los datos de reservas que difundió hoy el Departamento de Energía (DOE) de EEUU tomaron un día más por sorpresa a los inversores, sobre todo en el caso del crudo, que reflejó una merma que no se registraba desde hace casi cuatro años. La fuerte caída dejó el total de crudo en reserva en 311,6 millones de barriles o un 9,7% por debajo del nivel del pasado año en la misma época. Las reservas de gasolina descendieron en 3,2 millones de barriles y el total, de 206,2 millones, es un 2,5% superior al de hace un año. Algunos expertos esperaban ver incrementos en las reservas de crudo y de gasolina, aunque otros no descartaban descensos moderados en ambas categorías. Las existencias de destilados, incluidos el gasóleo de calefacción y el diesel, aumentaron en 1,6 millones de barriles, lo que elevó el total a 109,4 millones, un volumen que es un 11,6% inferior al del pasado año. El DOE dio a conocer hoy también los datos correspondientes a reservas de gas, que aumentaron la semana pasada en 87.000 millones de pies cúbicos, en línea con lo esperado, y elevó el total a 1,7 billones. Ese volumen es un 15,9% inferior al del año pasado pero sólo está un 0,5% por debajo de la media de los últimos cinco años. El informe semanal del DOE reflejó además que las importaciones de crudo al mercado estadounidense disminuyeron la semana pasada en 278.000 barriles y se situaron en una media de nueve millones de barriles diarios. Las refinerías operaron al 87,9% de capacidad, un nivel similar al de la semana precedente, pero incrementaron la producción de gasolina. También se percibe un retroceso en la demanda de combustibles en EEUU, debido en parte a los elevados precios que registran en la venta al público y a una menor actividad económica. El volumen de combustibles suministrados al mercado en las últimas cuatro semanas, algo que se toma como referencia del nivel de demanda, fue de una media de 20,5 millones de barriles, un 0,7% inferior al nivel del pasado año en la misma época. La demanda específica de gasolina en ese mismo periodo fue de 9,3 millones de barriles, un 0,4% menos que en 2007. En cuanto a la venta al público, el galón de gasolina y de diesel se situaban un día más en máximos históricos, a 3,95 y 4,78 dólares respectivamente, según los datos que difunde a diario la asociación automovilista AAA, la mayor en este país.