La economía de la zona euro perdió fuelle en el segundo trimestre de 2007 debido a que la desaceleración de la producción fue más acusada de lo esperado en Alemania, Francia e Italia, lo que llevaba a los analistas a cuestionar los planes lógicos del BCE de subir los tipos de interés. A ello se une la losa que supondrá para los mercados la crisis inmobiliaria e hipotecaria que sufre EE UU y que se extiende a Europa.
El crecimiento del producto interior bruto se desaceleró al 0,3 por ciento en la zona euro, menos de la mitad del porcentaje del primer trimestre y muy por encima de la caída que esperaban los economistas, según mostró un informe de Eurostat. Combinado con las turbulencias del mercado financiero ante los temores de que la crisis del mercado hipotecario estadounidense provoque daños en el crecimiento económico, los datos del PIB avivaron las dudas sobre los planes del BCE de subir de nuevo los tipos de interés. La economía alemana creció un 0,3 por ciento en el período de abril a junio frente a los tres primeros meses del año, dijo la oficina alemana de estadística. El PIB francés también subió menos de lo esperado, un 0,3 por ciento. Otros países también registraron un empeoramiento de las condiciones económicas hasta el punto de que el economista jefe para Europa de Bank of America y otros expertos dijeron que el BCE actuó demasiado rápido cuando apuntó a otro aumento de tipos de interés en septiembre. "La clara pérdida de impulso en el crecimiento, reflejado en Francia, Italia y Países Bajos (...) convierte la decisión del BCE de adelantar un aumento de tipos en septiembre en algo un poco prematuro", dijo el economista de BoA Holger Schmieding. Otros economistas dijeron que los datos de Francia fueron decepcionantes pero que Alemania se recuperaría pese al descenso de la construcción. "Hay mucho que sugiere que el principio del segundo semestre será significativamente mejor. El ligero descenso del crecimiento es sólo temporal y la expansión se fortalecerá de nuevo en el segundo semestre", dijo Ulrike Kastens, de Sal. Oppenheim.