El coste de las cargas administrativas para las empresas supera los 48.000 millones de euros, lo que equivale al 4,6% del PIB, porcentaje superior a la media de la UE (3,6%), según datos de la CEOE, que ve en ello uno de los principales problemas para la mejora de su competitividad.